Ads Top


'Vanity Fair' analiza la carrera de Lady Gaga y la estética en su nueva era


La revista Vanity Fair publicó ayer (19/10) un interesante e imperdible artículo analizando la actual estética de Lady Gaga en la era del álbum "Joanne" y, principalmente, en la que también hace un enfoque a su carrera tras haber dejado atrás una etapa "extraña" (en ciertos aspectos) que dominó la industria musical hace algunos años. A continuación puedes leer el artículo traducido:


Un sábado por la noche en el otoño de 2009, yo fui anfitriona de una fiesta de cumpleaños en mi apartamento en Nueva York y, mientras la noche se calmó, los invitados permanecieron acurrucados en el sofá semi-arruinado para ver Saturday Night Live esa noche. Lady Gaga fue la invitada musical y cantaba su hit 'Paparazzi', como así también una mezcla de 'Bad Romance', 'LoveGame' y 'Poker Face'. Ella cantó un popurrí en un piano mientras que anillos de metal gigantes orbitaban alrededor de su cuerpo, como un planeta. Y en ese momento, ella era un planeta; el resto de nosotros sólo pudo observar, extasiados. Recuerdo perfectamente que, cuando terminó su segunda actuación, un amigo (que, siendo justos, había tomado más de unas cuantas dosis de bebidas con vodka esa noche) comentó: "Es diferente de todo lo que hemos visto".

Por supuesto, muchos refutan esta afirmación, pero por el momento, sin duda parecía que representaba algo sorprendente y fresco, y renegado. Sus videos fueron eventos: largas composiciones de ocho minutos con secuencias de títulos y pausas con diálogos, y una docena de cambios de vestuario. Su mensaje más grande era que lo "extraño" era "fresco" -la estrella pop más grande de la Tierra usó un vestido de carne para los VMAs y estaba vestido como un alter ego masculino [Jo Calderone] el siguiente año- y esto fue un cambio brusco desde la concepción hasta la Britney Spears que la antecedía. Su énfasis en la autonomía y la auto-expresión -que se refleja en series como Glee- se convirtió en el carácter distintivo cultural de la época. En un nivel puramente sonoro, su producción musical consistía en una goma de mascar con un éxito pop tras otro; las canciones fueron robustas en su estructura, operando de manera efectiva tanto con pistas de baile como con pulsantes baladas acústicas emocionantes cuando ella se sentaba en el piano.

Sin embargo, no ha habido un camino inusual desde entonces. Mientras que Gaga -cuyo cuarto álbum de estudio, "Joanne", sale esta semana- todavía es una fuerza cultural dominante (que presentará el próximo show de medio tiempo del Super Bowl y ganó un Globo de Oro a principios de este año), ella ya no es más, ahora unos siete años más tarde, la estrella pop prominente. Y puede decirse, ya que su álbum "ARTPOP" fue lanzado en 2013 (para la decepción de la crítica y el público), que Gaga no está activamente tratando de capturar ese principal nivel corriente de atención. Pasó un año centrada principalmente en la grabación y la promoción de un disco junto a Tony Bennett. Se embarcó para la actuación, presentó un tributo a 'The Sound of Music' en los Oscars. Ella se colocó en el carril inferior de estrella del pop, alguien que trata de mantenerse al día sobre las tendencias de la industria, y más como una veterana, que canta en el mundo de la música cuándo y cómo lo prefiere, mucho más preocupada por la visión artística que los resultados comerciales. ('Perfect Illusion', primer single de "Joanne", alcanzó su posición máxima en la posición 15ª en el chart Hot 100 de Billboard y actualmente está instalada en la posición 95). Ella ahora es el tipo de celebridad que puede decidir estrenar una película dirigida por Bradley Cooper en lugar de elegir a Bradley Cooper para trabajar en un videoclip altamente conceptual.


De hecho, el video musical de 'Perfect Illusion' fue extremadamente simple, vestida con pantalones cortos de mezclilla y camiseta negra, cantando en el desierto. Y es esto una gran distancia de las pupilas dilatadas y tacos de veinticinco centímetros de los últimos años. La estética de Gaga con el ciclo del álbum "Joanne" es la crudeza, la sencillez y la autenticidad aparente. El álbum fue nombrado como su tía fallecida (y también su segundo nombre), y de hecho Gaga ha pedido a los fans llamarla Joanne, como si estuviese creando una mayor diferenciación de este tipo de presentación que aquella 'Lady Gaga' que encontramos en una búsqueda de Google Imágenes. Gaga promovió 'ARTPOP' actuando en el Brooklyn Navy Yard usando lo que fue considerado como el primer vestido volador en el mundo; ahora promueve "Joanne" con un recorrido por algunos bares.

Algunos han señalado que la versión Joanne de Gaga se aproxima a la verdad de Lady Gaga antes de la fama, Stefani Germanotta, que visitaba bares en el Lower East Side, sin lujos o pelucas, en un tiempo anterior a Instagram. Esto ciertamente parece ser la narrativa en su punto de mira ahora, diciendo a T Magazine esta semana: "Es una prueba sin fin de mí misma, soy en realidad un músico, tengo algo que ofrecer en la habitación. Esa mujer puede ser músico, las mujeres pueden ser estrellas de rock, las mujeres pueden ser más que una idea objetivada de una estrella pop". La señal aquí no podría ser más clara: ¡este álbum es acerca de la música, las personas!

En el video que acompaña a su perfil en T Magazine, Gaga fue filmada hablando de su álbum en una camisa crema desabrochada, el pelo recogido en un sencillo moño; mientras que todavía sería clasificada por muchos como excéntrica (la forma en que pronuncia la palabra "amor" en el coro de 'Perfect Illusion' parece la cicatriz de un tatuaje removido), parece estar rechazando -o, por lo menos, trata de superar- la circunstancia de excentricidad sobrecargada. Su presentación en "Joanne" tal vez puede ser el final definitivo de la edad 'Estrella pop extraña' de principios de los años 2010s (Katy Perry llevando un cubo en la cabeza para una premiación; Miley Cyrus construyendo un esqueleto de patatas fritas en un videclip). Todo esto podría parecer una tontería ahora, si una estrella del pop lo intentara. Gaga abrió esta fase, como ahora nos despide de ella. Cuando se presente en Saturday Night Live el próximo sábado, los trajes, probablemente serán mínimos, y ​​los 'locos' serán silenciados, y dificilmente en las fiestas de cumpleaños la noche será interrumpida para ver cómo ella se presentará. Pero siete años después, mientras canta 'Million Reasons' en pantalones vaqueros y un sombrero cowboy de Studio 8H, el comentario 'es diferente de todo lo que hemos visto' será tan adecuado como siempre, si no más.

Traducción: Lady Gaga Monster Blog
Si copias la traducción, menciona los respectivos créditos.

'Vanity Fair' analiza la carrera de Lady Gaga y la estética en su nueva era 'Vanity Fair' analiza la carrera de Lady Gaga y la estética en su nueva era Reviewed by José Delgado on 10/20/2016 02:17:00 a. m. Rating: 5

No hay comentarios