Ads Top


"Pedí ayuda a gente de la industria, pero nunca nadie me escuchó", Lady Gaga a Vanity Fair (Italia)


Lady Gaga mostró su lado más humano en el nuevo número de la edición italiana de Vanity Fair, donde abre su corazón para emitir declaraciones acerca de su familia, de su lucha contra el trastorno de estrés postraumático y de la industria musical que le dio la espalda hace algunos años. A continuación puedes leer el artículo completo traducido:


Vanity Fair: En este álbum hay mucho sobre ti y tu familia, tus raíces italianas están apareciendo por completo.

"Me siento profundamente italiana: la familia de mi padre, Joseph Giuseppe Germanotta, llegó a Nueva York desde Palermo a través de Ellis Island; Su madre Angelina es de Santa Lucia Del Mela (provincia de Messina). Mi abuela es de Venecia. Este álbum es un homenaje a Joanne Stefani Germanotta, la hermana de mi padre: murió a los 19 años en Estados Unidos y esta tragedia afligió a mi familia durante generaciones".

Vanity Fair: ¿Por qué decidiste hablar de esto ahora?

"No era una elección, sino una necesidad. Yo y mi hermana Natali sentimos el dolor por la pérdida, pero no pudimos entenderlo durante años. A veces me pregunto si realmente conozco a mi padre, porque perder a un miembro de tu familia te cambia por completo. Crecí viendo los sentimientos en los rostros de mis padres y familiares que, en cada fiesta se reunían alrededor de una mesa como buenos italianos, la extrañaban".

Vanity Fair: ¿Tu padre solía hablar de esta pérdida abiertamente?

"No, mi abuela Angelina me lo contó y también a mi madre. Cuando le pregunté: 'Mamá, ¿por qué está llorando papá? Mamá, ¿por qué papá bebe tanto? Mamá, ¿por qué papá siempre está tan enojado? Mamá, ¿por qué papá no va a misa hoy?', ella solía responder: 'Papá ha estado pasando por un tiempo difícil desde que perdió a su hermana a una edad muy temprana. Oré por él porque siente esta pérdida tan profundamente que no puede entender'. Hoy mi padre viene a mí a orar, él me coge la mano y me dice que tenemos que hablar con Dios y ser agradecidos. Hoy mi padre ya no bebe, dejó de hacerlo hace 2 años. Vi su progreso para sanar y quería que este fuera el objetivo del álbum: quiero contarle al mundo entero acerca de esta experiencia de pérdida y daño vivido por mi familia para ayudar a lograrlo a aquellos que están en la misma situación. Para alcanzar este objetivo tuve que comunicarlo más humanamente: no podían ser letras de Lady Gaga, tenían que ser letras de Joanne, que es también mi segundo nombre".

Vanity Fair: Leí que tu padre es sobreprotector hacia ti y tu hermana. ¿Crees que esto tiene algo que ver con su pérdida?

"Seguro. Siempre temía que pudiera volver a suceder, una tragedia que te hace sentirte perdido. Durante años pensé que mi padre estaba enojado por mi culpa. Cuando somos niños podemos sentir las emociones de nuestros padres, pero a veces esto es doloroso, porque a esa edad vives el amor más puro y debes pensar en ser un niño. Mientras crecen, están más conscientes y listos para decir: 'Papá, hay otra manera, dejar ir todos los fantasmas, estoy aquí y tú puedes amarme, tu trauma se ha ido, no tienes vida diariamente'. Este es el tema de Joanne: aprendí a perdonar y a sentir compasión no sólo por mi padre, sino también por todos aquellos que no pudieron sobrevivir a la pérdida. Me gustaría que mi mensaje te diera la fuerza para atravesar todo tipo de obstáculos. Mezclé el folk, pop y country, un género que es muy apreciado en los Estados Unidos, con el objetivo de llegar a todos".

Vanity Fair: Hace dos meses declaraste que sufrías de depresión.

"Hace 5 años estaba bajo presión por el trabajo. En ese período me separé de mi manager Troy Carter. Un largo camino a la curación y todavía no he terminado con él, mi cuerpo no se curó completamente de todo el trabajo duro y el estrés de todos esos conciertos. Me siento condenada a vivir con este dolor crónico pero no quiero compasión: hay un montón de personas con el mismo problema, somos fuertes y luchamos todos los días para hacer todo lo posible. Recientemente, me diagnosticaron trastorno de estrés postraumático, una enfermedad mental que es muy difícil de explicar en una entrevista. Puede ser causada por una imagen, unas palabras o una historia que me recuerda todo el trabajo duro que hice en el pasado y que simplemente me hacen tener pánico. Vivo el trauma como si hoy estuviera en la misma posición que hace 5 años pero no es así, hoy estoy aquí y tengo un equipo fantástico que cuida de mi cuerpo, de mi enfermedad mental, de mi dignidad como una mujer que es libre de decidir cuándo usar mi cuerpo. Hoy debería estar bien, pero esta enfermedad mental a veces no me deja vivir la realidad, te asusta".

Vanity Fair: ¿Qué te estaba asustando?

"Durante el Born This Way Ball Tour tuve mucho miedo, pero no sabía por qué. De alguna manera descubrí que tenía algo que ver con mi cerebro, pero me tomó 5 años y muchos psiquiatras entenderlo. Hoy estoy aquí pero lucho todos los días. Con Joanne quiero que la gente sepa que soy humana, y no mejor que ellos, pero tampoco menos. La gente me mira, por eso decidí hablar de mis problemas".

Vanity Fair: ¿Crees que el abuso sexual que experimentaste tuvo algo que ver con tu depresión?

"Yo sufro de depresión desde que era muy joven y el asalto sexual que experimenté a los 19 años fue sin duda un trauma. Pero mi complicado trastorno post-traumático se debe principalmente al hecho de que mi enfermedad fue ignorada durante años. Durante el Born This Way Ball Tour le expliqué a mi mánager muchas veces que estaba enferma. Pedí ayuda a gente de la industria de la música que trabajaba para mí, nadie nunca me escuchó. Nadie entendió jamás lo malo que fue ser atacada sexualmente por un productor. No estaba protegida, y todo estaba pasando como si nada hubiera pasado".

Vanity Fair: El espectáculo debe continuar.

"Exactamente, todo el mundo quiere seguir ganando dinero y fingir que no pasó nada. Si nadie te escucha durante tanto tiempo, sin embargo, tu cuerpo y tu mente se detendrán en algún momento. Y ya no eres quien eres, no puedes expresar lo que sientes. Porque es una enfermedad mental y estás literalmente paralizado. Y luego me rompí la cadera durante un concierto: cuando me desperté después de la cirugía, mi mánager no estaba allí y me sentía aún menos amada. Para mi discográfica yo era apenas una máquina de hacer dinero. Desde entonces algo cambió en mi mente, está probado que algunas partes de mi cerebro están conectadas a algunas partes de mi cuerpo. En mi mente, el miedo y el pánico tienen un impacto fuerte y rápido en mí, así que si alguien me toma por detrás, incluso si es una cosa normal, me hacen entrar en pánico y exagero. Sucede porque vivo cada vez la misma falta de curación y atención que sufrí".

Vanity Fair: En los últimos 5 años tuviste una relación con Taylor Kinney. ¿Te ayudó?

"Sí, Taylor siempre fue muy cariñoso y todavía lo es. Todavía es un buen amigo y sigue siendo mi amor. Mi familia también ayudó mucho".

Ella se detiene. Ella está llorando.

"Y también a todas las personas que trabajan conmigo hoy. Pero era importante deshacerse del hombre que estaba controlando mi vida sin preocuparse por mí [ex mánager]. Espero que al contar esta historia, hombres y mujeres de todas las edades se inspiren en deshacerse de gente como él. Entender su dolor, no tener miedo, a pesar de que duele, abrazar y luchar: esto es a lo que mis canciones apuntan".

Vanity Fair: Incluso tu colega Adele admitió que sufría de depresión. ¿Son personas particularmente sensibles?

"Estoy muy cerca de Adele y de todos los artistas que sufrieron de esta enfermedad. Una sensibilidad muy profunda nos une a todos porque para ser creativos analizamos las emociones con una atención particular. Necesitamos compasión y amor. Espero que yo, Adele y gente como Selena Gómez, que habló de este problema, sea una nueva generación de artistas que nunca morirán porque nadie se ocupa de nosotros. Muchos artistas jóvenes trabajan muy duro y nadie los cuida psicológicamente: esto tiene que terminar".

Vanity Fair: Es difícil para otros entender este mensaje. Te ven como afortunados, hermosos, ricos y famosos.

"El dinero no te hará feliz. Viajé por todo el mundo y en los lugares más pobres vi a las personas más felices: la verdadera felicidad se puede encontrar en el amor, la amistad, en las relaciones humanas, en el deporte. Me siento feliz cuando doy amor a mis fans, no cuando muestro lo que tengo. Lo más importante, que realmente necesitamos, es la bondad".

Vanity Fair: ¿Alguna vez pensar en dejar la industria de la música debido a tu enfermedad?

"Lo pienso todos los días. Porque sé que en cualquier momento puedo parar, irme a casa y ser feliz. Pero entonces me he sentido infeliz porque no alcancé mi objetivo: tengo una relación fuerte con Dios que me recuerda por qué estoy aquí. La verdad es que me siento más como un misionero, que como un estrella pop".

Traducción: Lady Gaga Monster Blog
Si copias la traducción, menciona los respectivos créditos.

"Pedí ayuda a gente de la industria, pero nunca nadie me escuchó", Lady Gaga a Vanity Fair (Italia) "Pedí ayuda a gente de la industria, pero nunca nadie me escuchó", Lady Gaga a Vanity Fair (Italia) Reviewed by José Delgado on 12/08/2016 07:15:00 p. m. Rating: 5

No hay comentarios