TRADUCCIÓN: Entrevista de Lady Gaga para la nueva edición de Elle Magazine


Tal como mencionamos anteriormente, en las últimas horas se develaron las fotografías de Lady Gaga -capturadas por Lobster Eye- que aparecerán en la edición de noviembre de la revista Elle Magazine, y que por supuesto trae un artículo exclusivo con declaraciones de la protagonista.

En una conversación íntima con Carina Chocano desde su mansión en Malibú, la cantante emite declaraciones sobre su papel en "A Star Is Born" y del precio de la fama. Lee el artículo traducido a continuación:

"Siento que todavía soy un feto", dice Lady Gaga, luciendo impecablemente glamorosa con un vestido Alaïa negro con cinturones anchos, tacones, pestañas extravagantes y cejas oscuras, su cabello platinado enmarcando su rostro en suaves ondas. Lo que parece (sin duda deliberadamente) es una estrella de cine italiana de mediados del siglo: Monica Vitti en una foto de Antonioni perdida hace mucho tiempo, o una pequeña y rubia Sophia Loren. Lo que ella quiere decir es que siente que acaba de comenzar como artista —que solo ha logrado una fracción de lo que todavía planea hacer— pero me cuesta mucho darme cuenta de esta idea, teniendo en cuenta la década que acaba de pasar.

Hace diez años, con el lanzamiento de su primer álbum, "The Fame", Lady Gaga pasó de ser una actriz burlesca y una niña de club neoyorquino al fenómeno pop global en lo que parecía un abrir y cerrar de ojos. Desde entonces, ha sacado cinco álbumes de estudio, un álbum de banda sonora y 18 sencillos; se presentó en el Super Bowl; y ganó seis Grammys y un Globo de Oro, entre otras cosas. Ha ganado premios de moda y ha colaborado con artistas famosos, y cantó duetos con Tony Bennett. Hace dos años, mientras filmaba un documental de Netflix sobre su vida, "Gaga: Five Foot Two", obtuvo el papel principal en una importante película de Hollywood. Ella interpretaría el papel de Janet Gaynor/Judy Garland/Barbra Streisand en "A Star Is Born", junto a Bradley Cooper. Todo lo cual quiere decir que si alguien habita un universo paralelo en el que el nivel de logros se encuentra tan alto que Lady Gaga se clasifica como artísticamente prenatal, es probable que solo sea Lady Gaga.

Unos días después de nuestro encuentro, "A Star Is Born" se estrena en el Festival de Cine de Venecia. Lady Gaga está allí con un vestido Valentino adornado con plumas de avestruz rosa onduladas. A mitad de la proyección, un accidente con un relámpago interrumpe momentáneamente la película, que sin embargo continúa para obtener una ovación de pie de ocho minutos y en su mayoría críticas favorables. En 2016, mientras aceptaba su Globo de Oro por su papel en "American Horror Story: Hotel" de Ryan Murphy, Lady Gaga dijo que quería ser actriz antes de ser cantante, pero que la música funcionó primero. Ahora que la actuación también ha funcionado, no está claro qué más podría hacer. Una colonia en Marte, tal vez. Coches voladores. Atención universal de la salud.

Lady Gaga tiene una presencia dominante. Ella se sienta como una gimnasta olímpica haciendo un aterrizaje. Charlando con ella en la cocina de su finca de seis hectáreas de estilo mediterráneo, que cuenta con un establo de ocho caballos, una pista de doma, bowling, una piscina y una vista panorámica del Océano Pacífico, tengo la sensación que puedo haber cruzado temporalmente hacia esta otra dimensión. La mujer aparece como una novia, pero la artista es una máquina. En persona, es cálida pero reservada, amigable pero cautelosa, apasionada pero preparada de manera preternatural. Su casa es acogedora y llena de gente: asistentes, su mánager, y su madre Cynthia, de visita desde Nueva York. ("¿No nos parecemos?", pregunta Lady Gaga después de presentarme. Realmente se parecen). La casa es más tradicional de lo que podía esperar, más acorde con una Stefani Germanotta (su nombre real) que la artista pop que una vez usó un vestido hecho de carne para los MTV Video Music Awards. Quiero decir, los sofás franceses están envueltos en edredones. La chimenea está flanqueada por un gran televisor y un viejo póster italiano de "A Star Is Born" protagonizado por Judy Garland, un regalo del novio de Gaga, el jefe de la agencia CAA, Christian Carino. Todo es un poco desorientador. Podríamos estar en una película de Nancy Meyers. O un episodio de Star Trek.

En una década en su carrera, Lady Gaga está naciendo de nuevo, como una estrella de cine, y realmente es una revelación. Esto podría ser lo más notable de "A Star Is Born": eso, más allá del hecho de que es irreconocible, la hacer sentirse nueva. Entre las cosas más notables de su personaje, Ally, está su desnudez, su vulnerabilidad. Gaga ha mostrado destellos de esto antes. Lo hemos visto en sus divertidos sketchs de Saturday Night Live, su álbum "Joanne" y su documental, en el que aparece en calzas.

"El personaje de Ally está informado por mi experiencia de vida", dice Lady Gaga. "Pero también quería asegurarme de que ella no era yo. Fue una cadencia de ambos". Ally es talentosa pero insegura. Ella escribe pero no interpreta sus propias canciones. Ha sido disuadida de perseguir sus sueños por una industria que no cree en ella, que le dice que se ve mal para el papel. A regañadientes le permite a Jackson Maine (interpretado por Cooper) atraerla a su mundo, involucrarla en su música, hasta que conoce al mánager que comienza su transformación en una estrella del pop comercial.
Para todos los talentos de Lady Gaga como cantante, compositora y actriz, es su gran talento para la fama —una condición que persiguió, investigó, interrogó y que usó para nombrar a un álbum, un EP y una fragancia después— lo que la catapultó al estrellato global. Es sobre este tema, uno en el que la película depende en gran medida, donde Gaga y su contraparte ficticia, Ally, divergen más: una vez que Gaga tomó la decisión de convertirse en intérprete, no dejó que nada la detuviera. Al principio de su carrera, comprendió que Stefani Germanotta, la colegiala católica de formación clásica, era lo suficientemente talentosa para tener éxito, pero que solo Lady Gaga podía estallar en la escena global, completamente formada.

El personaje de Ally, por el contrario, es como una ventana hacia una puerta corrediza, como la forma en que podrían haber ido las cosas. "Cuando vi la película por primera vez dije: 'Dios mío', pensé que estaba realmente triste al final de la película, pero no me di cuenta de lo triste que estaba al principio". Ella es realmente una chica deprimida. Ella trabaja como una chica de catering. Ella tiene a su amigo Ramon, que es muy importante para ella. Ella cuida a su papá en casa y cuida a todos los conductores que vienen y desayunan por la mañana. Pero ella realmente se ha rendido como músico".

Esta última versión de "A Star Is Born" es la cuarta versión del clásico melodrama sobre los efectos de la fama y la adicción en una relación. Jackson, de Cooper, es una superestrella alcohólica en decadencia que se enamora de una cantautora que se encuentra en un club drag, donde se detiene a tomar una copa después de un concierto porque no puede enfrentar el irse a casa.

Lady Gaga y Bradley Cooper se conocieron hace años en el set de Saturday Night Live, pero no fue hasta que se presentó en el evento benéfico contra el cáncer de Sean Parker en 2016 cuando finalmente se conectaron. Los representantes de Lady Gaga la habían alertado de que el actor estaría presente, y que planeaba dirigir "A Star Is Born" y que estaba buscando una protagonista femenina. Lady Gaga sabía que lo quería. Ella cantó "La Vie en Rose", que terminó en la película como la primera canción que Jackson observa cantar a Ally, canción con la que se enamora de ella. "Quedé completamente impresionado", dice Cooper de esa noche. "Llamé a su agente y le dije: '¿Puedo reunirme con ella?'. Y luego, al día siguiente, ella dijo que sí, y conduje hasta su casa, y eso fue todo". Gaga dice que la conexión fue instantánea. "Antes de darme cuenta, le estaba haciendo espagueti, alimentándolo, y estábamos hablando y riendo. Luego quiso escucharnos cantar juntos y me preguntó si yo cantaría una canción llamada 'Midnight Special' con él. Imprimí la partitura, la improvisé en el piano, estaba muy nerviosa. Así que leo la partitura en el piano a primera vista, y empezamos a cantar, escucho la voz de Bradley, y simplemente dejé de tocar, y dije: 'Oh, Dios mío, Bradley, puedes cantar'. Es increíble", dice ella.

Una vez que fue elegida, Cooper y los guionistas Eric Roth y Will Fetters trabajaron en el guión mientras Gaga trabajaba en la banda sonora. "Lo escribí para ella, para interpretarlo. Le hice tantas preguntas y quise impulsar muchas de las cosas que me contó. Eso formó completamente la creación de Ally", dice Cooper. "Realmente fuimos muy vulnerables [juntos]. Creía mucho en su magia. Una cosa es tener una idea de eso, y luego mirarlo, ante tus ojos, todos los días, al filmar".

Para retratar a una cantante desconocida, Gaga se inspiró en su inseguridad como actriz. "Nunca olvidaré la primera escena que hicimos juntos en este restaurante mexicano. Bradley tomó unos tacos y los llevó a la mesa. Luego me dijo algo, pero no era lo que estaba en el guión, y no sabía qué hacer, así que solo dije mi línea. Luego dijo algo más, y no supe qué hacer porque pensé que se suponía que estaba diciendo lo que estaba en el guión. Así que dije otra línea, la siguiente línea. Al ver que no me salía el guión, me dijo: '¿Estás bien?', y empecé a llorar". A través de esto, ella aprendió a centrarse más en la historia que en las líneas. Así que cuando se trataba de las escenas del concierto, donde invirtió su experiencia, ella intentó la misma técnica. "Cuando cantamos 'Shallow' juntos en el concierto, después de que él corriera y comenzara a subirme al escenario, no pensé: 'No lo he hecho todavía como cantante'. Todo lo que tenía que hacer era ir y pensar: 'Todavía no lo he logrado como actriz'."
Cuando Gaga tenía 14 años, estaba comprando en una boutique en el Lado Oeste —cantando, como ella lo hace— y un vendedor se acercó a ella y le ofreció el número de teléfono de su tío, un entrenador vocal. Don Lawrence, a quien ella llama la válvula aórtica de su carrera, hizo tiempo en su horario para trabajar con ella. "Más tarde, recuerdo que estábamos hablando un día, solíamos hablar un poco durante nuestras lecciones, porque nos agradabamos mucho, y dije: 'Simplemente no sé cómo voy a hacerlo'", dice ella. "Estaba teniendo reuniones con abogados del mundo del entretenimiento y tocando las puertas de la gente, tratando de que escucharan los demos que hice en un reproductor de casetes Tascam, y él me dijo: 'Puede haber 100 personas en la sala. y 99 de ellos no creerán en ti, pero todo lo que necesitas es una'."

Después de la preparatoria, Gaga se inscribió en Collaborative Arts Project 21 a través de la Tisch School of the Arts de la Universidad de Nueva York, pero se retiró después de un año. "Cuando decidí decir: 'Lo siento, mamá y papá', y ser una artista en el Lado Este", dice ella. Tuvo tres trabajos, incluyendo uno como bailarina gogó. Ella solía llamar a clubes y fingir ser su propia mánager. Ella llevaría su piano de concierto en concierto. Una vez, mientras tocaba en un bar jazz donde una multitud de chicos de fraternidad no se callaban, se desvistió hasta quedar en ropa interior para llamar su atención. El momento fue un punto de inflexión, le hizo entender algo acerca de llamar la atención. "Ya sabía que ella era una auténtica artista abierta, cruda, real, que podía cantar y escribir canciones y ser una amenaza cuádruple", dice Heather Parry, quien produjo el documental de Netflix y la película. "Pero lo que más me impresionó fue que ella es una mujer de negocios muy fuerte. En todo lo que hace, ella es como, como una jefa".

"A Star Is Born", por supuesto, es una parábola siempre verde y regenerativa sobre el precio de la fama, que puede ser un poco castaña, pero funciona. Las mejores historias sobre la experiencia humana son aquellas en las que las personas comunes están hechas para resistir fuerzas extraordinarias: el alcoholismo, los traumas físicos y emocionales, el estrellato global, la maquinaria despiadada del capitalismo. Lady Gaga es una artista. Ella siente las cosas profundamente. Ella ha lidiado con el trauma heredado tras la muerte de la hermana de su padre a los 19 años; con el trauma emocional de haber sido acosada en la escuela y luego agredida sexualmente; con el trauma físico de una lesión en la cadera y una cirugía que la dejó con dolor crónico. Pero el dolor es el contrapeso contra el cual la sublimidad toma forma.

En una de las escenas más conmovedoras de su documental, Gaga se está preparando para actuar en el Super Bowl, pero se siente melancólica. "Estoy tan emocionada de hacerlo", dice ella, "pero no puedo dejar de darme cuenta de que cuando vendí 10 millones de discos, perdí a Matt [Williams, su ex novio y ex estilista]. Vendí 30 millones y perdí a Luc [Carl, su ex novio]. Hice una película y pierdo a Taylor [Kinney, su ex-prometido]. Es como una rotación", dice ella. "Esta es la tercera vez que me rompen el corazón de esta manera".

Al comienzo de "A Star Is Born", es una escena sobre Jackson, no Ally, la que se encuentra en el centro de la experiencia. "Para la música y la actuación, siempre estoy extrayendo cosas de mis experiencias pasadas, cosas de familia, relaciones, dolor, felicidad, alegría, la montaña rusa de mi vida: cómo eso ha creado esta hermosa bola de discoteca que de alguna manera se ha refractado y fracturado", dice ella. "El momento de apertura, en el que lo ves sacando algunas pastillas, bebiendo alcohol y saltando al escenario, simplemente electrifica a la audiencia hasta que llega la última nota grave, y la puerta de la limusina se cierra cuando las cámaras parpadean, y se va al silencio total... Así es como me siento como intérprete. Eso es lo que se siente cuando subes al escenario, y hay 20.000 personas gritando, y tú estás cantando, bailando, y tocando, y luego el show termina, y no hay sonido. Es emocional".

"El éxito pone a prueba las relaciones", continúa. "Pone a prueba a las familias. Pone a prueba tu relación con tus amigos. Hay un precio para la fama". Pero, agrega: "No puedo hacer música o actuar sin usar y acceder al dolor que tengo en mi corazón. Quiero decir, ¿qué mejor lugar para ponerlo? De lo contrario, no sirve de nada".

Traducción por Lady Gaga Monster Blog.
Si copias la traducción, menciona los respectivos créditos.
TRADUCCIÓN: Entrevista de Lady Gaga para la nueva edición de Elle Magazine TRADUCCIÓN: Entrevista de Lady Gaga para la nueva edición de Elle Magazine Reviewed by José Delgado on 10/10/2018 04:12:00 p. m. Rating: 5

No hay comentarios