Ads Top


REVIEW: Crítica de The Telegraph para el álbum "Joanne"


El periódico británico The Telegraph se sumó a la lista de sitios que emitieron su crítica profesional al álbum "Joanne", que también contribuye a la puntuación otorgada por el portal Metacritic.

Otorgándole una muy buena calificación (y la más alta hasta el momento), en la publicación el periodista Neil McCormick elogia dulzura de la canción 'Joanne', destaca una tristeza elegante en 'Angel Down' y manifiesta que 'Million Reasons' es fácilmente una pista por la que algunos artistas country morirían. A continuación puedes leerla:


¿Ha ido Gaga directamente? Ella aparece sin maquillaje en la portada de un álbum donde influencias blues, country y rock han pasado a primer plano. Stefanie Joanne Angelina Germanotta (vamos a dar su nombre completo) ha sido las más frívola, más decididamente peculiar y extravagante estrella del pop de nuestra era, pero por debajo de la fantasía siempre se escondía una músico, cantante y compositora técnicamente consumada. "ARTPOP" del 2013, su álbum más extremadamente estilizado, fue su menor éxito (2,5 millones de copias, en contraposición a los 15 millones de "The Fame"), ya sea porque sus bravas provocaciones habían comenzado a alejar a las audiencias... o las canciones pop simplemente no eran lo suficientemente buenas. Su cuarto álbum parece decidido a abordar ambas cuestiones.

Aparte de ser su segundo nombre, Joanne fue una tía que murió en su adolescencia, 11 años antes de que Gaga naciera, pero que se ha convertido en una figura totémica para Germanotta. La pista que da nombre al álbum es una preciosa canción acústica a medio tiempo sobre la pérdida de un ser querido, endulzado con cuerdas orquestales y cantando con carácter directo sin pulir, haciendo hincapié en temas líricos de vivir una vida con un propósito. No es ni siquiera la vieja canción de moda más complicada en el álbum. 'Million Reasons' es una balada country por la que Carrie Underwood mataría. 'Come To Mama' es esencialmente un ritmo de Broadway sobre el amor universal, con coros y ritmos oscilantes. Cerrando con la canción 'Angel Down' que es una balada de piano señorial con una melodía que tiene una tristeza elegante y sentimientos cuasi-religiosos. (“I’m a believer… Where are leaders?” [Soy una creyente... ¿Dónde están los líderes?]). Podrías imaginar que todos, desde Elvis Presley a Celine Dion, hunden sus chuletas en eso.

No todo es una fórmula en el medio de la carretera pero no hay nada aquí para asustar a tu abuela. La pista de apertura, 'Diamond Heart', se eleva desde su introducción de piano eléctrico de los '70 para convertirse en un himno pop rock duro sobre la supervivencia a una violación (“Some asshole broke me in/Wrecked my innocence” [Algún idiota me quebró/Destruyó mi inocencia]), con guitarras gruesas y un rugido, un desafiante vocal en el que Gaga se regocija en ser una "joven, salvaje americana". 'A-Yo' es un eje del blues exprimido a través de un escurridor de hip-hop hacía un efecto excitante y como un solo, entregados por sonidos sintéticos desarticulados en lugar de una guitarra cliché principal que resulte difusa. Producida por Mark Ronson (colaborador superhip con una trayectoria que incluye a todos, desde Amy Winehouse, a Adele, hasta Bruno Mars en Uptown Funk), "Joanne" cuenta con una galaxia de los mejores talentos de la música alternativa (Beck, Josh Homme, Florence Welch y Kevin Parker de Tame Impala) y tiene una profundidad preciosa y pulida. Las secuencias de acordes son cálidas y deliciosas, las melodías fluyen y se elevan, la sección rítmica pega y los arreglos de pantalla ancha se han rellenado con coloridos detalles sonoros.

La "joven salvaje americana", frase en la canción de apertura inevitablemente llama a la mente a Young Americans [noveno álbum de David Bowie], cuando el héroe de Gaga, David Bowie, forma de nuevo el R&B americano en su propia imagen, llegando a más oyentes principalmente conservadores que todavía retiene crucialmente la peculiaridad innata que hace un llamado a su base de fans. No estoy convencido de Gaga haciendo el mismo truco. Después de haberse levantado como una defensora de lo extraño y vulnerable, me pregunto lo que sus "Pequeños Monstruos" van a hacer de 'John Wayne', ¿baile de granero de dos pasos que celebra al chico más malo y machista de todo los vaqueros? ¡Yee Haw!

Recuerdo cuando la entrevisté muy temprano en su carrera, ella me dijo que no usó Autotune porque ella no podía cantar, lo usaba porque la obligaban ya que eso es lo que los jóvenes esperaban escuchar en un disco pop. En "Joanne", ella quiere mostrar a la gente que realmente puede cantar. Y chico, ella puede. Pero eso, en voz alta, fluctuando, el blues en tono de Broadway no es ciertamente lo que los jóvenes esperan escuchar en un disco. Una review (en una publicación rival) del primer sencillo, 'Perfect Illusion', en realidad se quejó de que Gaga no había usado el control de paso. Su gran regreso no era exactamente un hit monstruoso por sus normas, alcanzando el número 12 en el Reino Unido y el 15 en los Estados Unidos. Y esa es la canción bailable más directa en el álbum.

Con grandes canciones y gran producción, "Joanne" ciertamente suena como el negocio. Sin embargo, aunque su modernidad se expresa mezclando y combinando los géneros o la adición de una chispa digital, con toda su exuberancia, bravura y astucia, emerge con un núcleo que está pasado de moda. Pongámoslo de esta manera: Robbie Williams se complace con este álbum, Drake y Rihanna... no tanto.

Cuando vas a los extremos de la imagen, decorándote a ti mismo con vestidos de carne y sombreros de langosta, quizás el más audaz cambio de imagen es tomar realmente la máscara y aparecer como tu mismo. Lady Gaga, que lo hizo, es una antigua corista de rock and roll del corazón.

Traducción: Lady Gaga Monster Blog
Si copias la traducción, menciona los respectivos créditos.

REVIEW: Crítica de The Telegraph para el álbum "Joanne" REVIEW: Crítica de The Telegraph para el álbum "Joanne" Reviewed by José Delgado on 10/20/2016 05:38:00 a. m. Rating: 5

No hay comentarios