Ads Top


Billboard: "Cómo Lady Gaga elevó el nivel de ambición en la música pop"


Muchos profesionales coinciden en que la llegada de Lady Gaga con su primer álbum "The Fame" marcó un punto culminante en la industria musical de la época y ella misma como tal dejó con la boca abierta al mundo.

El largo camino hacia la fama de una de las artistas más reconocidas tuvo momentos absolutamente brillantes y este fue el punto de partida de la revista Billboard para hacer un repaso por su carrera, citando aquellos sucesos protagonizados por ella que lograron elevar el nivel de ambición de diversos artistas en la competencia por el dominio de la música pop. A continuación puedes leer artículo traducido:


En 2016, pasaron tan sólo ocho años desde el 2008 -apenas el mandato de un presidente-, pero era todo un universo pop distante. Los dos más grandes éxitos en el chart 'Hot 100' de Billboard pertenecían a Flo Rida y Leona Lewis. Lil Wayne fue sin duda el mayor rapero vivo, y Drake y Nicki Minaj solamente eran conocidos entre los entusiastas de mixtapes. Adele fue tan conocida como Duffy. El legado de Justin Bieber se limitaba a YouTube. Y Lady Gaga fue una especie rara dance pop que firmó contrato con el sello discográfico de Akon y que parecía tan plausible como una futura súper cantante de un sólo hit que como una superestrella de la generación.

Pero lo más importante, el pop en 2008 era simplemente un lugar más pequeño. Los eventos de álbumes eran escasos, los videos estaban disminuyendo en importancia, las entregas de premios eran casi uniformemente aburridas. La voz más reconocible en la música pop fue, irónicamente, la de T-Pain, cuya popularización del Auto-Tune a través del Top 40 aplanó el terreno del juego vocal para una cantidad depresora de artistas que se aproximaba. Estrellas como Beyoncé y Rihanna estaban comenzando a empujar un poco las paredes del pop, pero aún no estaban en el lugar para romper por completo el molde. El auge de la música electrónica dance y la explosión del acompañamiento en la cultura festival, estaban todavía a un par de años de distancia. Algo grande realmente necesitaba suceder.

No pasó mucho tiempo para que Lady Gaga demostrara que ella era el asteroide de la música pop que estaba llegando para impactar a través de esto. Su primer sencillo 'Just Dance' encabezó la lista Hot 100 durante tres semanas a principios del 2009, y 'Poker Face' hizo su dos por dos un par de meses más tarde. En poco tiempo, esta diva del club de ambigüedad sexual con inteligencia pop comercial era la cosa más grande en el Top 40, justo a tiempo para los MTV Video Music Awards 2009, donde su performance surrealista y macabra del nuevo single 'Paparazzi' nos dejó a todos como '¿QUÉ DEMONIOS?' a pesar del evento principal incuestionable protagonizado por Kanye West y Taylor Swift.

Y, por supuesto, los videos. 'Paparazzi' -un falso film extranjero protagonizado por el actor de True Blood, Alexander Skarsgard y con Gaga realizando un número de baile en muletas- probaron su más llamativo visual hasta la fecha, antes de llegar ese mismo año con el desembarco del video de 'Bad Romance', una odisea extraterrestre que ha demostrado instantáneamente lo icónico que puede ser de una manera que no se esperaba más para los videoclips. Lo mejor de todo fue 'Telephone' en el que Gaga se unió a Beyoncé por diez minutos, una infusión de gran arte, mezclado con toques de Tarantino, Thelma y Louise, y la televisión japonesa, que se convirtió en el primer vídeo relevante de la década del 2010. Gaga celebró su coronación como jugadora de la franquicia MTV del siglo 21 (y YouTube) con el uso de un vestido de carne en los VMAs 2010, y por último el milenio tenía una estrella del pop que podía sostener su posición ante Madonna y Michael Jackson.


Todo se lo llevó al lanzamiento muy publicitado del 2011, "Born This Way". El álbum, técnicamente el segundo de larga duración de Gaga, llevaba al pleno alcance de su ambición artística sobre el caso de sus 14 pistas y sus 61 minutos, llegando a la discoteca con su canción para la comunidad LGBT que da nombre al disco, el Springsteenian histrionismo synth-pop de 'The Edge of Glory', la poderosa balada 'You and I', la canción latino-teñida 'Americano'. Todo sobre "Born This Way" era grande: las canciones, los videos musicales, la portada artística, y por supuesto, las apariciones promocionales, con Gaga cubriendo su trilogía de grandes momentos de los VMAs con su aparición en los premios de MTV como Jo Calderone, su alter-ego masculino con una afinidad particular de la juventud para Britney Spears.

Por supuesto, a pesar de una recepción entusiasta inicialmente -"Born This Way" vendió más de un millón de copias en su primera semana, ya que su canción encabezó la lista 'Hot 100' durante seis semanas- el álbum ha llegado a ser percibido como su "Be Here Now" (Estoy Aquí Ahora), un álbum posterior a la fama que tiene a la artista profundizando demasiado en las cualidades que inicialmente cautivaron a sus fans y alienando a aquellos que quieren verla en el fondo (no importa que el álbum aún tenía un puñado de singles clásicos, y que los crímenes de Gaga por esforzarse demasiado lograron que se sumerjan en la pretensión del arte pop, ya que eran mucho menores que los de la épica etapa narcisista de los hermanos Gallagher encogiendo los hombros ante la mediocridad de la guitarra-pop). El público se enfría rápidamente en Gaga, y aunque ella ha tenido éxitos y álbumes en las listas de éxitos en los años posteriores, su recepción aún no ha alcanzado de nuevo el estado febril de los primeros dos años.

Pero otras estrellas del pop han sido más elevadas. Kanye West, el único contemporáneo del Top 40 cuyo gran pensamiento podría haber rivalizado a Gaga hasta su cima, intensificó su juego aún más después de su llegada, soplando sus vídeos musicales en cortometrajes de 35 minutos y, finalmente, ampliando la forma de arte para incluir proyecciones en vivo y estrenos en estadios. Su ex co-estrella, Beyoncé, también pasó por un cambio de imagen conceptual, con el tiempo reactivó el interés tanto en el video musical y en el formato LP, con su homónimo álbum visual sorpresa. Rihanna lanzó su álbum más extraño un año después de la irrupción de Gaga y nunca fue la misma después. Incluso Britney -para quien 'Telephone' fue escrita inicialmente- terminó tratando de hacer su propia versión del video de la canción.

No todo esto se remonta directamente a Gaga, por supuesto, pero es difícil sobreestimar el impacto que tenía en la fabricación de hacer todo esto aceptable, incluso un lugar común en el reino del pop. Tomó la música comercial estadounidense en uno de sus momentos privados menos interesantes, y lo hizo más y más grande, más raro, más visual e infinitamente más basado en la personalidad. En otras palabras, mucho más divertido. Hoy en día, el sentido de la posibilidad del estallido es tan vasto como siempre lo ha sido, y aún si Gaga ya no es la líder del grupo que todos miran en busca de lo que viene después, ella se aseguró de que los fans del pop sólo podían esperar muchos quiebres de las fronteras de los mejores y más brillantes. No nos han defraudado desde entonces.

Traducción: Lady Gaga Monster Blog
Si copias la traducción, menciona los respectivos créditos.

Billboard: "Cómo Lady Gaga elevó el nivel de ambición en la música pop" Billboard: "Cómo Lady Gaga elevó el nivel de ambición en la música pop" Reviewed by José Delgado on 10/20/2016 04:48:00 a. m. Rating: 5

No hay comentarios