Ads Top


REVIEW: Crítica de The Guardian para el show de Lady Gaga en Coachella


La web del periódico británico The Guardian emitió su crítica especializada sobre el gran espectáculo que Lady Gaga ofreció al público presente en el festival Coachella y a los miles de espectadores que lo presenciaron en su respectiva transmisión.

El editor Benjamin Lee comenzó dándole una calificación muy buena destacando la energía de Lady Gaga, la inteligente elección del setlist para el público específico que asiste al festival y criticó la falta de interés del público en las canciones del álbum "Joanne". A continuación puedes leer el artículo traducido:


Rellenar una ranura que una vez fue ocupada por Beyoncé es, en el mejor de los casos, difícil y en el peor totalmente aterrador, su posición en la parte superior de la industria no se cuestiona. Así que cuando tuvo que abandonar su papel como cabeza de cartel de Coachella debido a su embarazo, los organizadores se quedaron con el proceso poco envidiable de encontrar otro artista para satisfacer a una multitud decepcionada.

Más divisiva que Queen Bey pero con una base de fans igualmente ferviente, Lady Gaga parecía una opción inteligente. Como la opción más poppier del festival, su música todavía integra otros géneros, como su reciente movimiento al country, y ella incluso consiguió el sello de aprobación de Beyoncé con dos colaboraciones debajo de su cinturón. Ella también siguió sus pasos asumiendo el rol de protagonista del show de medio tiempo de este año en el Super Bowl, entregando una actuación enérgica incluso si le faltaba algo de experimentación de su marca registrada.

Desde la apertura de su debut en Coachella, ese ciertamente no es el caso. Un conjunto ambiciosamente montado comienza con un corte rápido de imágenes, incluyendo a Gaga con una serpiente saliendo de su boca antes de que ella emergiera en un traje de cuero, con los pechos con puntas como Madonna y una luz brillando en su estómago. La multitud, que parecía un poco ambivalente frente al show del cabeza de cartel de anoche, Radiohead, la recibió con entusiasmo rabioso y como sus muchos éxitos desplegados, bailaron con una alegría colectiva.

Como era de esperarse de parte de Gaga, todavía hay un deseo imperturbable de entretener y confundir, y ella orquesta configuraciones descontroladamente diferentes para cada una de sus actuaciones en todo el set. Por una actuación traída tarde como reemplazo [por la imposibilidad de Beyoncé de cantar], ella lo hizo sentir como si esto fuera una parada en su tour, el cuidado y el detalle difícil de criticar. La lista de canciones tenía una ligera sensación de "uno para ellos y uno para mí", ya que alternaba entre los éxitos y nuevas pistas inclinadas hacia el country. 'Just Dance', 'Telephone' y 'LoveGame' se reunieron con una multitud bien atenta a las letras y deseosos de mostrar su familiaridad con la coreografía, pero hubo un sorprendente desinterés en sus éxitos más recientes.

Su último álbum "Joanne" fue un vendedor fuerte, pero tan pronto como ella comenzó a entremezclar estas canciones, se convirtió en una venta un poco más difícil. Incluso 'A-YO', que recibió una gran cantidad de airplay en Estados Unidos, a finales de 2016 dejó a la multitud fría.

Su producción más reciente no tiene el mismo impacto y el interés comenzó a vagar cuando volvió a empujar la agenda del country. Gaga parecía consciente de la fría reacción y utilizó el festival para estrenar una nueva canción que vuelve a los temas pop de la sólida década de 1980 que ha funcionado para ella antes. Piensa que 'The Edge of Glory' conoce a 'Born This Way'. No es automáticamente memorable, pero está más cerca de lo que los fans parecen querer.

Sus interacciones con la audiencia son una curiosa mezcla de bromas sexualmente sugestivas y entradas más bien insanas como las del "Querido Diario": "¿Alguien más se siente como si fueran de algún otro lugar?", pero ella está tan respetablemente en deuda con sus fans como siempre. Ella incluso corre hacia el público para interactuar con ellos en un punto. Hay una ventaja en los procedimientos, ya que en un momento ella le dice a una bailarina "vete a la mi*rda" cuando parece tropezar, y sus cambios entre rock, trance, country y pop sugieren que ella está tratando de apelar a una audiencia de Coachella que podría haberla ubicado en su lugar. Incluso trata de convertir su balada más reciente, 'Million Reasons' en un hit de música dance/electrónica. Pero los haters parecían estar en la minoría, ya que la mayoría de la multitud milenaria la cubría en cada palabra, tanto hablada como cantada.

Lo que logra, en última instancia, es crear un conjunto que es difícil de criticar. Sí, algunas de las canciones más recientes no siempre aterrizan, pero ella es una artista constantemente electrizante y en menos de dos horas, ofrece a los fans una gira de silbidos que les recuerda por qué ella es digna de un puesto de cabeza de cartel de Coachella. Por algunos segundos ella no lo sería.


Traducción: Lady Gaga Monster Blog
Si copias la traducción, menciona los respectivos créditos.

REVIEW: Crítica de The Guardian para el show de Lady Gaga en Coachella REVIEW: Crítica de The Guardian para el show de Lady Gaga en Coachella Reviewed by José Delgado on 4/17/2017 03:27:00 a. m. Rating: 5

No hay comentarios