Ads Top


REVIEW: Crítica de The Guardian para el álbum "Joanne"


La web del periódico británico The Guardian se sumó a la lista de sitios que emitieron su crítica especializada sobre el álbum "Joanne", que contribuye a la puntuación del portal Metacritc.

Haciendo un repaso por la carrera de Lady Gaga y emitiendo algunos comentarios de las canciones incluidas, otorgó una calificación buena. A continuación puedes leer el artículo traducido:


Diez años y cuatro discos de estudio en su carrera, aquí es donde Mother Monster arroja los adornos. Joanne -el nombre de la difunta tía de la cantante y compositora, sino también su propio segundo nombre- es la manera de Lady Gaga de trazar una línea, al menos por ahora, bajo la percepción de ella como la niña con la langosta en la cabeza.

Después de haber llevado a su proyecto de arte auto-enfocado hasta el otro extremo del espectro conceptualista en el álbum "ARTPOP" del 2013, la cantante se quedó con ventas decrecientes y la conciencia de que su música había sido eclipsada por una imagen que fue en espiral de la parodia. Su ardiente apoyo a los derechos LGBT había sido rechazado por algunos en la comunidad como un intento de ser un caballero blanco no elegido a su favor. Al sumergirse en el surrealismo, como el vestido volador, estaba empezando a parecerse que hacía acrobacias. Peor aún, sus principales temas musicales -marginalización, identidad, el derecho de ser un bicho raro- estaban cansados, y los sencillos de "ARTPOP" no lograron convertirse en los cantos característicos de su año, a diferencia de los brillantes 'Bad Romance' y 'Paparazzi', que definieron el 2009.

Joanne es Gaga con la capa de "mírame" desprendida. Por primera vez, ella ha creado un álbum sin usar mucho más que los recursos que son anteriores a su estrellato: la gran y clara voz, y la vida como se ve honestamente. El alarde publicitario en su totalidad no se ha disipado -más de lo que continúa- pero esto toma el segundo lugar ya que domina un deseo de ser vista simplemente como Stefani Germanotta por un tiempo.

Ella fue impulsada por la tragedia de la muerte de su tía por lupus a la edad de 19 años, nació una década antes que Gaga. El padre de Gaga, Joe -el hermano de Joanne- todavía llora al respecto. "Si tan sólo pudiera curar a mi padre, entonces tal vez yo podría curar a alguien más", dijo recientemente. 'Joanne', la canción que da nombre al álbum, es un acústico delicado que fue escrito por él; La voz de ella es temblorosa mientras canta: "I'll still love you even if I can't see you anymore" [Te puedo seguir amando incluso si no puedo verte nunca más].

Para conectarse a tierra a sí misma, Gaga se ha convertido en un sonido triangulado por el country, el blues y el soul. Ella no es la primera cantante estadounidense en irse a lo americano cuando necesitaba un descanso de la música que los hizo famosos. Madonna lo hizo en 2000 con el álbum "Music", y Chrissie Hynde con su álbum "Pretenders", pero Gaga es la única quien se acercó a ella con un puñado de diva. En la promoción del álbum con una ronda de conciertos en clubes de Estados Unidos titulada Dive Bar Tour, ella se vistió en un atuendo country que era un traje como el vestido de carne pero sin muerte. Y, en el álbum, ella no necesita dar rienda suelta al "mírame" de su laringe. Como lo demuestra en su álbum a dúo con Tony Bennett del 2014, "Cheek To Cheek", ella puede cantar a casi todo el mundo, y este disco rebosa con ejemplos de Gaga a toda velocidad.

Para cada melancolía de 'Diamond Heart', aparentemente dirigida a un violador (“Some asshole broke me in/Wrecked all my innocence” [Algún idiota me quebró/Arruinó toda mi inocencia], aquí está 'Come To Mama' una canción con tonos soul/blues que rivaliza con Mariah Carey en su mayor brillo, a pesar de que la letra es inclusiva (“Everybody’s gotta love each other/Stop throwing stones at your sisters and your brothers” [Todo el mundo tiene que amarse uno al otro/Dejen de tirar piedras a sus hermanas y sus hermanos]) es típicamente Germanotta. El dueto 'Hey Girl' inspirado en The Bennie and the Jets la coloca contra Florence Welch, un choque de cuerdas vocales ganado por Gaga. Como un ejemplo de mujeres poderosas estimulando a que ellas se apoyen unas con otras, no es 'Sisters Are Doin' It for Themselves' [dueto de Eurythmic y Aretha Franklin, 1985], pero consigue mostrar su propósito.

Welch es una de un número de invitados financiables del indie-rock. Josh Homme es el guitarrista y el baterista en 'John Wayne', una confección de rodeo que tiene a Gaga declarando satíricamente su parcialidad por los hombres de verdad: I crave a real wild man/ I’m strung out on John Wayne! [Anhelo un hombre salvaje de verdad/Estoy atada a John Wayne!]. Beck co-escribió 'Dancin' In Circles', un reggae-country dirigido al placer propio (masturbación) Up all night when I rub the pain out” [Despierta toda la noche tratando de frotar el dolor] murmura Lady Gaga, sonando no muy diferente a los trabajos de Peaches (cantante canadiense de electroclash) y, sorprendentemente, Kevin Parker de Tame Impala co-produjo el primer sencillo 'Perfect Illusion', el accidente que debería haber sido mayor está más cerca de ir para un sonido frenético, que para una balada de Gaga. Mark Ronson, productor principal del álbum, añade un brillo retro que combina con Gaga.

Es un movimiento valiente, hacer un disco en su mayoría sobre lo interior en lugar del exterior. La enorme voz de Gaga añade un barniz de auto-protección, al igual que la presencia de los otros músicos, pero al menos lo que ha hecho para futuros álbumes ella lo podría mostrar con verdadera transparencia.

"Joanne" tropieza un poco, y será recibido con desconcierto por cualquier persona distinta a sus incondicionales Little Monsters, pero no puedes dejar de admirar su audacia.


Traducción: Lady Gaga Monster Blog
Si copias la traducción, menciona los respectivos créditos.

REVIEW: Crítica de The Guardian para el álbum "Joanne" REVIEW: Crítica de The Guardian para el álbum "Joanne" Reviewed by José Delgado on 10/21/2016 02:07:00 a. m. Rating: 5

No hay comentarios